Exodo

Switch to desktop Register Login

INICIO

“Luna lunera”… “¿Pa¨ qué son pasiones?”

GENERALMENTE DE HERMOSILLO.

Prof. Luis Mario Navarro Miranda.

“Luna lunera”… “¿Pa¨ qué son pasiones?”
El mes de Octubre es recordado entre los meses del año, por regalar al ser humano la mejor exhibición del satélite natural terrestre, que sale noche a noche sin inhibición. Poetas conocidos y no tan conocidos, ilustres personajes, adornan sus versos con merecidos homenajes a la compañera de la noche, testigo de importantes sucesos, del desamor, amor y sus derroches. Es la musa por antonomasia, para quien desde una ventana, en el monte o playa la admira, y así, el sentimiento se desplaya. Esta época del año, se encuentra llena de fechas importantes, y desde esta tribuna, no habíamos tocado ni una… “Nunca es tarde”… Es menester pues de la presente, hablar de un presidente y su imperdonable papel en un capítulo de la historia, que quisiéramos borrar de la memoria, aquel infausto 2 de octubre de 1968, en el que manifestarse libremente, ya no significó un gusto, sino más que un susto. La muerte y su dolor: Una ignominia en todo su esplendor. Se había cometido un imperdonable genocidio, -más de un centenar de estudiantes- en la “Noche de Tlatelolco”, -de Elena Poniatowska- cuyo testigo fue la infaltable figura Selénica.

Díaz Ordaz ante el hecho, conservó su figura estoica; hasta asumió su responsabilidad histórica, ante una “rica” audiencia en su 5 informe de gobierno, casi casi aceptando, que fue el autor de aquel infierno. Siendo presidente López Portillo (1977) designa al nefasto personaje, quien castigó lo que el mismo denominaba “libertinaje” en el 68, como embajador de México en España…. ¡Ah! para alimaña que mandó JOLOPO a la madre patria…
La designación del “nito”, causó malestar aquí y allá… Las críticas no se hicieron esperar. En una entrevista fechada en abril de 1977, el ex presidente, teniendo ya seguro su boleto a la embajada, como resquicios de su otrora poder omnímodo, responde colerizado a los juicios de un coadyuvante de la imprenta, el cual ocupo más que una menta, para lavar el sabor a hiel, que le produjo el preguntar sobre aquellos tristes hechos… Díaz Ordaz contestó: Me siento muy orgulloso de haber servido a mi país desde tantos puestos… Pero de lo que más me siento orgulloso, es del año de 1968…. Si no ha sido por eso, usted no tuviera la oportunidad ¡muchachito! de estarme preguntando… Faltó que le preguntaran por la “tigresa”, haber si hubiese contestado con más tibieza… Realmente él creía, o lo hacían creer, sobre su gran contribución en la democratización de esta nación… Mucho faltaría para su plena concreción….¿seguro?

También nos ocupa en esta entrega, el marinero Genovés, -Cristóbal Colón- a quien se le atribuye haber llegado por primer vez, a estas tierras “con olor a caña, la otra España”, un 12 de octubre de 1492, en el que se escuchó el grito de “tierra a la vista”, para poco tiempo después, se consumara la conquista, que diera origen a la amalgama de dos culturas distintas, de las cuales, se ha escrito incansablemente, derramando tanta tinta.
Octavio Paz, en su libro “El laberinto de la soledad”, nos invita al rescate sin ataduras, de la esencia de las culturas prehispánicas e ibérica, por cierto con antecedentes de ocupación árabe –la española-. En una nación arropada por la globalización, hablar de una búsqueda de identidad, es como buscar la absoluta verdad… Nos llamamos aludidos, malheridos, ofendidos, cuando alguien haciendo gala de su xenofobia, utiliza el mote de indio, para referirse a la personas; su forma de vestir, ser y actuar… Pero cambia nuestra actitud, al presumir la gran cultura prehispánica, predecesora de la actual, que hace que a México se le reconozca en cada latitud… Cambian también nuestros baños de pulcritud, al recordar que quienes se animaron a conquistar al Nuevo Mundo, eran “almas fichadas”, tras barrotes, que no tenían más que dar, que una batalla en la mar, con la promesa de cambiar su vida. Al cumplir la proeza, vendría el cumplimento de la promesa: Riqueza… Eran pues movidos por la ambición, al tomar la decisión de coadyuvar con la política expansionista reinante en la Europa del siglo XVI… Hasta ahí la dejo, por lo que toca al “túnel del tiempo”, inspirado un poco en las lunas luneras de octubre que me iluminan y permiten que emerja mi pasión por la historia, y un poco de creatividad…. “Volvamos al futuro”…. ¡Sale!

¿Pa” qué son pasiones?..
¿Pa” qué son pasiones, si al cabo el amor acaba?... Mire usted que si el amor acaba, con “más callo” los tiempos de vigencia en la política… Y los que hoy son amigos, serán después enemigos, y viceversa… Aunque dicen que en política no hay amigos… Por eso no hay que apasionarse, ni fanatizarse al observar para emitir opiniones personales. La verdad que me paso algo curioso al darle seguimiento a la entrevista realizada al ciudadano gobernador Guillermo Padrés, misma que estuvo a cargo de “Los comunicadores”, y que fue transmitida en días pasados, previo al 3er Informe en medios televisivos locales. No es por nada amable seguidor, pero me dio la impresión de que estaba más ensayada que una coreografía de Michael Jackson. Quizá exagero, pero pienso que era un script preestablecido, -¡pareces nuevo profe!- eran puras de globito pa” batearlas… Si la intención fue proyectar una imagen de austeridad, por medio de una producción poco cuidada, lo lograron, pues esta mejor elaborado un video de la Foto Mayo de Huatabampo, que el programa en mención.. Lo austero, no significa falta de calidad, ni de profesionalismo… Ahora si la intención es proyectar la imagen lo más natural del “preciso”, también lo lograron, ya que hasta el cansancio se le notó, y la poca elocuencia también, muy al contrario de un político… ¡Eureka!... Aunque en cierto momento fue contundente y convincente… Vamos a esperar el 3er Informe…

Por último, les comento que Oscar Chávez engalanó este 13 de octubre, los festejos por el 70 aniversario de la Universidad de Sonora; en un estilo diametralmente opuesto Franco, De Vita, hizo lo suyo en el Palenque de la Unión Ganadera, todo en una misma noche, aquí en la “tierra de las coyotas”… No sé si en “Huatson” anduvo “La Conce” o “Laberinto”… ¡Me avisan!, y tendido… ¡Nos vemos yoris y yoremes!

Todos los Derechos Reservados © 2011 Semanario Exodo

Top Desktop version